domingo, 2 de mayo de 2010

Lamb of God - Ashes of the Wake


La verdad, siempre he visto con ojos bizcos al metal Americano, y no, no es por que odie a los gringos (de hecho simplemente me dan pena). Pasa que, tratándose de la Nueva Ola de Metal Americano (NWOAM), ésta banda se erige como la prueba definitiva de lo que es el metal (sea americano, alemán, británico, nórdico, sueco, chino, japonés, francés, australiano, mexicano, argento, chileno, etc…). Lamb of God demostró en sus tres primeros álbumes de qué estaban hechos, pero algo les faltaba, ni siquiera en el As the Palaces… tenían un estilo 100 % definido. Les faltaba aquello que muchos grupos estadounidenses tienen: crítica social, ojos abiertos hacia su sociedad y hacia su poca o nula cultura.


Si desde Burn the Priest se percibía toda la caña bruta y con New American Gospel la maquinaria de lana comenzaba, estas cenizas de la vela son así como lo que les da el trono y título de grandeza. Señores, esto es Ashes of the Wake, por Lamb of God.

No me canso de decirlo y tal vez sea porque no soy el único, pero el documental Metal: A Headbanger’s Journey fue aquello que me hizo conocer a este grupazo y precisamente con una canción de este disco: Laid to Rest. La primera vez que esos riffs traspasaron mis oídos pensé que se trataba de alguna rolita de Slipknot… De haber sabido que estos sureños le daban cientos de vueltas a esos gusanos… Meeeentira… Pero es en serio.

Randy Blythe, posible heredero (joder, estoy exagerando, lo sé) de Phil Anselmo, demuestra su versatilidad (¿) vocal desde el principio… y luego se queda con el mismo tono de hardcore, claro, con sus buenos gritos que están de miedo y que se merecen guiños. La batería es demoledora, he tenido la oportunidad de oír únicamente la pista de las percusiones y déjenme decirles que, JJ de Maggot Guys (ya saben quienes son) debería tenerle envidia a Chris Adler. No hablaré de las guitarras, no hace falta, son sencillamente una colección de monstruosos y perfectos riffs.

Hourglass te agarra de los huevos y te mantiene pegado a la cosa esta. Tiene toques heavies que fascinan a quien sepa encontrarlos, tiene cambios vocales y así se va, con su cambio de tempo a la mitad, con los punteos perfectamente acompañados por el bajo y con los ataques entre versos hacia el final. Nada, y digo nada, se compara con esto, para bien o para mal.

Los engranajes representados por guitarras distorsionadas y graves basslines resuenan hasta lo profundo de tu vacío craneo. Now You’ve got Something to Die For, cuanta furia y otra vez (o por primera vez) se nota la crítica, regaños y sermones a la estupidez moral abundante en Yankeeland.  Los riffs armónicos llenan el aire y luego aparecen los elásticos que dejan un sabor de boca muy curioso, casi generan una sonrisa, me atrevo a decir. Y la recitación final del título es brutal, escabrosamente brutal, va directo a lo más profundo para que te enganches más.

The Fade Line es, junto con el tema anterior, una crítica dirigida a la Guerra de Iraq. Pero con tanto growl y demás cosa buena, a quién carajo le importa de qué trate… O incluso, quién carajo se fija. Las melodías ocultas y en algunos casos solitarias abundan para hacer épica a la canción. A lo último se oyen alarmas, con riffs sencillones, sacados de una tocada en un bar, pero uno ya no se da cuenta porque no le importa (¡).

Randy abre el tema Omerta aparentemente leyendo un trozo de papel (bueno, eso me imagino) diciendo algo así como ”Si yo vivo, te mataré, si yo muero, serás perdonado”… Dice más, pero no logro entenderlo lo suficientemente bien como para traducirlo. Y comienza, algo lento pero siempre pesado, para convertirse en unos disparos tremendos de demencia y rabia. Con unos riffs tan extendidos y mal afilados, con unos gritos que dan paso al rasgueo que trae consigo la lenta avalancha destructiva del resto de la canción.

Blood of the Scribe es la cancioncita rápida que todos quieren oír y que una vez escuchada dicen a ver… ¡Otra! ¡Otra!”, bueno, la velocidad no es constante, se intercambia con atmósferas cargadísimas de guitarras obesas y un doble pedal envidiable. Por ahí de los tres minutos, bajo y guitarras se combinan perfectamente para sonar pegajosos, embarrados de alguna sucia sustancia que hace que suenen tan bien y que intenta separarse de ambos instrumentos obligándolos a usar magníficas distorsiones opacadas por los reclamos a todo pulmón de Blythe.

Ese sonidito de Nu Metal, de… No sé, metal moderno, que todos (TODOS) hemos escuchado se aparece brevemente al inicio de One Gun, otra dedicada a la Guerra de Iraq. Como decía, esa distorsión sólo es notoria al principio, porque después uno no vuelve a sentir su presencia (pero está ahí, créanme). Esto pone en evidencia la actitud de Lamb of God… ¿Qué? ¿Creyeron que lo explicaría? Hagan uso de su razonamiento, ¿sí? J

Break You se mueve en una línea similar a One Gun, me refiero a los últimos minutos del tema anterior, que aquí son los primeros. Explicación: Al final de One Gun, el sonido parece fuera de control, totalmente desatado y Break You empieza como la otra termina. Esto no dura, porque luego se escuchan los increíbles punteos y el tribal ritmo de la batería. Con unos atrevimientos vocales dignos del deathcore o como se le llame a esas corrientes. Creo que aquí es donde Randy se acerca más a ser otro Phil Anselmo (esta vez no creo estar exagerando). Sierras son usadas en lugar de guitarras en la última parte de la canción, donde solo se escuchan luego de que los versos son dichos. Awesome!

Otra rápidita: What I’ve Become. Y esta no solo al principio, sino abundantemente… Estoy enamorado. Incluso me hace pensar en el Divine Intervention de Slayer o en su Seasons in the Abyss. Otra vez, los alaridos “corianos” (porque vienen de algún “core”) aparecen pero en menor medida. Aún así es increíble y más si le sumamos el breve, discreto –y con épicas intenciones- solo de guitarra oculto entre el riff y el bajo. Betrayaaaal!!!, como diría Blythe.

Me quito el sombrero con Ashes of the Wake, pues trae a cuatro guitarristas haciendo lo que mejor saben: solos. El primero y el último solo son de Mark y Willie, respectivamente. El segundo y tercero son de Alex Skolnick (Testament) y Chris Poland (ex Megadeth), respectivamente. No ahondaré en sus labores pues mi vocabulario técnico no es lo bastante extenso, solo señalaré lo cargados que son los solos de los liros de la banda (Mark y Willie) y lo bien que suena Alex, tal y como lo recuerdo del Practice Waht You Preach, en cuanto a Chris, señalaré lo versátil de su sonido, sumado al ambiente que estos sureños crearon para la canción. A pesar de ser un tema instrumental, contiene al principio un fragmento de la entrevista al ex marine Jimmy Massey luego de su regreso de la Guerra de Iraq.

Inmediatamente termina el tema título, le sigue casi pisándole los talones Remorse is For the Dead que empieza de manera algo melancólica… Pero ¡jaaa! ¡Sigan soñando mis pequeños educandos y recuerden de quién estamos hablando! Lamb of God no se anda con cosillas así y trae de vuelta la caña, toda la tralla metálica de la que hemos sido testigos hasta el momento. Estan más que cargados, pareciera que la instrumental anterior hubiese sido únicamente un pequeño descanso, al menos para Blythe que vuelve a hacer uso de sus diferentes registros, yendo de sus normales growls hasta sus corianos (ya me gustó ese término) gritos. No tengo palabras para los últimos minutos de la canción, ustedes deben oírlo.

Fuerza a más no poder, este es el legado de las grandes bandas del pasado sintetizado en cinco chicos de Virginia, Estados Unidos. Herederos del sonido de Black Sabbath, de la técnica de cientos de bandas de thrash metal, de la fuerza del heavy y death metal, inclusive de la maldad del black metal, ellos son todo en uno (o en cinco). Ellos son Lamb of God, Pure American Metal!!!



Track List



Line Up

Randy Blythe - Voz
Mark Morton - Guitarra líder y rítmica
Willie Adler - Guitarra líder y rítmica
John Campbell - Bajo
Chris Adler - Batería
Alex Skolnick (de Testament) - Solo de guitarra en "Ashes of the Wake"
Chris Poland (ex Megadeth) - Solo de guitarra en "Ashes of the Wake"

4 comentarios:

Miguel dijo...

pinche bandisima we! vendran a mex en octubre creo XD no ma q ganas d ir a verlos

Miguel dijo...

p.d. t falto el link d ashes of the wake XD

Víctor Hugo. dijo...

Buena mezcla la de este blog. Te seguiré por aquí. ¡Saludos!

Víctor Hugo. dijo...

Buena mezcla la de este blog. Te seguiré por aquí. ¡Saludos!