miércoles, 13 de enero de 2010

Slayer - Divine Intervention



Y Dave Lombardo salió de Slayer…

El poder y la gloria de la trilogia Reign in Blood-South of Heaven-Seasons in the Abyss parecían un poco lejanos en 1994. Lombardo ya no estaba con ellos, Bostaph era el reemplazo. La grabación y producción parecen muy concentradas en la batería, mas específicamente en el doble pedal. Retumba a más no poder y los riffs casi no se distinguen. Estoy siendo muy quejoso, la verdad es que aunque los gruñidos de las guitarras no se oyen tan definidos como antes aun tienen la fuerza y violencia que atrajeron a tantos metalheads hace 2 años (Decade of Aggression). La controversia que caracterizaba las letras de Slayer no desaparece, la voz de Araya estaba al tope de la brutalidad que sabía/podía ofrecer. Siendo mas directo diré que la grabación “desorganizó” a los instrumentos pero no les bajó la fuerza. Los solos son menores en cantidad y en técnica pero al menos tiene solos (jaja eso es broma eh). Estoy dándole muchas vueltas al asunto, pero como dijo Jack el Destripador, vamos por partes:



Killing Fields:
Pensando en los “ratos de alegría” vividos por los judíos en los campos de concentración nazi, Killing Fields surgió de la mente de Tom Araya. Se convierte en una masacre desde el principio con el doble pedal y esos platillazos secundados por la dupla de asesinos seriales King/Hanneman. Increiblemente el protagonismo de esa dupla no es tanto como el de Bostaph, ¿creen que los fans de esa época estuvieran felices en que el reemplazo de Lombardo se luciera mas que… Lombardo? Pero King hizo un buen trabajo en el solo, al final (¿Por qué al final?).

Sex. Murder. Art.:
Este parece haber sido grabado para el South of Heaven. Tiene melodía en una de las guitarras y la voz de Araya suena como en Seasons in the Abyss, aquí hay gato encerrado. Termina tan pronto como empieza, aunque no empieza tan veloz como termina. Las guitarras se aceleran repentinamente y el doble pedal no se nota tanto como en el tema anterior, para el final vuelve a la velocidad del principio mientras las guitarras pasan a un segundo plano.

Fictional Reality:
El título me hace pensar en la película Matrix…. Pero el sonido de la canción, en la voz de Araya me transporta a su disco de 1989. Los riffs de las guitarras nuevamente no están tan bien definidos como Slayer acostumbra, pero no dejan de sonar a Slayer obviamente. El momento de los solos es más calmado, bastante más calmado, similar a la canción Seasons in the Abyss y luego gana fuerza como Angel of Death. Sé que las comparaciones no siempre son de buen gusto, ni siquiera entre los discos de un mismo grupo pero no encuentro otra forma de analizar estas canciones sin tomar en cuenta lo que hicieron antes, o lo que harían después…

Dittohead:
Se la dedicaron a Rush Limbaugh, un político algo controversial según dicen. Me parece una de los temas con mas caña dentro del álbum, tiene la velocidad que tenían en Reign in Blood e incluso el sonido (sí, el doble pedal casi se hace a un lado). Las guitarras vuelven a sonar como la motosierra de Leatherface y el solo va por su propio rumbo. Pero el segundo solo es el que revienta cabezas, haciendo rodar los pedacitos por toda la habitación.

Divine Intervention:
¿Recuerdan cuando dije que una canción se parecía al tema Seasons in the Abyss? Bueno pues esta sería la segunda más parecida. Dándole el nombre al disco, cuenta con una guitarra medio acelerada por detrás y una más calmada por delante. Estas cambian su papel por el de melódicas en poco tiempo mientras van formando la atmósfera correcta en tu cerebrito. Araya desgarra el techo del estudio con su voz y (de nuevo) el doble pedal aparece dando respaldo a las guitarras que ya se pusieron furiosas por ser tocadas tan despacio. Las fieras se calman con un solo en principio simple y sencillo, pero que rápidamente se adquiere la técnica y sonido que a todos alucina.

Circle of Beliefs:
Velozmente, pasando de lo lento, haciendo un breve solo, acelerando esa batería, añadiendo otro solo, con una grabación que hizo sonar un poco rara la voz de Araya. Se vuelve un caos casi controlado cuando la velocidad se reduce y las guitarras hermosamente adquieren cuerpo de nuevo al lado de ese doble pedal tan retumbante.

SS-13:
Sacada del número de placa de un agente de la Schutzstaffel, el señor Reinhard Heydrich, era el número que usaba en sus viajes de servicio. Pausas y pausas en la batería para que las guitarras se oigan más, qué atractivo truco. Redobles y redobles, riffs fuertes, platillos rápidos y Slayer haciendo lo que mejor sabe. Luego de despistarnos con poca tralla (en términos de velocidad) la batería contundente y los riffs cortantes (no cortados) vuelven a hacer de las suyas con un solo doble increíble.

Serenity in Murder:
Empieza con su riffito medio melódico y luego intenta continuar con la tralla del tema anterior. Araya hizo algo extraño, parece estar dando un adelanto del sonido de Diabolus in Musica con el tono que puso aquí, pero eso se olvida en el (breve) solo y en la tralla que se recupera muy fuertemente.

213:
Jeffrey Dahmer tenía el apartamento número 213. Esta canción va para él. Recordándome al “recorrido” psiquiátrico de Criminally Insane, las guitarras del principio cargan con la discreta demencia de ese hombre. Luego llegan las fieras pesadas, las poderosas y atemorizantes, como el momento en el que las manos del asesino están en tu cuello… La dupla King/Hanneman hace lo suyo mientras la voz de Araya cambia de tono, pasando de la discreción hasta el grito desgarrador cargado de ira.

Mind Control:
La narración perfecta para comprender el por qué de la locura, o dicho de otro modo, la pérdida de la cordura. Pasando de la furia adornada con constantes platillos hasta la caña clásica que Slayer nos sabe dar. Las guitarras estan cargadas con una pequeña melodía que le da seriedad a la canción y la batería esta al tope, aquí finalmente Bostaph aprende a darle con menos fuerza a sus pedalitos. No entiendo porqué Bostaph dijo que este era su disco menos favorito (de Slayer) donde había grabado la batería.

Un detalle para el recuerdo: Fue la primera vez que convirtieron el nombre de Slayer en un acrónimo. Y dice así: Satan Laughs As You Eternally Rot. Significado: Satanás se rie mientras te pudres eternamente, qué lindo pensamiento, ¿no?
Este no fue ninguno de la trilogía mencionada al principio, pero sigue siendo un disco cargado del poder del thrash metal de Slayer. Slayer es Slayer y todos sus discos mantienen su sonido.

Track List
01. Killing Fields - 3:58
02. Sex. Murder. Art. - 1:50
03. Fictional Reality - 3:37
04. Dittohead - 2:30
05. Divine Intervention - 5:33
06. Circle of Beliefs - 4:29
07. SS-3 - 4:06
08. Serenity in Murder - 2:36
09. 213 - 4:52
10. Mind Control - 3:04
Line Up
Tom Araya - Bajo, voz
Kerry King - Guitarra
Jeff Hanneman - Guitarra
Paul Bostaph - Batería


2 comentarios:

Ana dijo...

Este disco me agrada... aunque Lombardo no colabore... Es bueno. Y tienes razón, Slayer mantiene su sonido, su escencia
Y mi preferida es 213... Jeff Dahmer es uno de mis traumas, la canción es tremenda, y amo el inicio, no es tan difícil xD
Como siempre, buen escrito. Me agrada que se expliquen las canciones.

Migue dijo...

solo m gustaron algunas rolas cmo SS-3 y Dittohead XD prefiero el Slayer cn Lombardo =/ lastima q la voz d Araya no sea constante y mas melodica xq si no amaria Slayer XD esto si es Thrash!